Roscon de Reyes Facil

Esta receta es una de las mas básicas y fáciles que se pueden seguir para elaborar un roscón de reyes casero. El proceso mas importante, como en todos, es la elaboración de la masa. Así que, con que sigas los pasos de la forma correcta no tendrás ningún problema.

La parte decorativa la dejamos a tu elección, ya que el roscón es un plato tradicional donde la improvisación y la originalidad aportan un plus a su acabado. Sin mas dilación, ¿qué vamos a necesitar? ¡Apunta!

Ingredientes

Los ingredientes para el roscón de reyes fácil, puedes comprarlos en cualquier tienda de barrio o supermercado. No necesita ningún producto exótico.

  • 130 ml de leche entera
  • 350 gr de harina de repostería (harina de fuerza)
  • 25 gr de levadura
  • 115 gr de azúcar
  • 75 gr de mantequilla sin sal
  • Un huevo entero más una yema
  • Ralladura de naranja
  • 1 cucharada de ron añejo y agua de azahar
  • 1 cucharadita de aceite de oliva
  • Una pizca de sal fina

Preparación del Roscon de Reyes Facil

  1. Calentar los 130 ml de leche unos segundos hasta que quede tibia, seguidamente colocar en un bol y añadirle los 25 gr de levadura. Mezclarlo bien y dejarlo reposar entre 5 y 10 minutos.
  2. En otro recipiente echamos 320 gr de harina de fuerza, para luego agregar los 100 gr de azúcar y la ralladura de naranja. Si has obtenido la ralladura de naranja manualmente, puedes usar un colador para que no caigan trozos excesivamente grandes.
  3. Añadir al recipiente de la harina la leche con levadura que habíamos dejado reposando. Añadir a la mezcla también la cucharada de ron añejo, el huevo, la sal, el agua de azahar y los 75 gr de mantequilla (suficientemente caliente como para que se deshaga en el amasado).
  4. Mezclar todo y una vez se haya convertido en una masa homogénea, amasarla con las manos en una superficie cubierta con una capa de harina, durante unos 15 minutos (hasta que no queden grumos). Importante no añadir mucha harina extra ya que la masa tiene que quedar un poco pegajosa.
  5. Dejar reposar la masa en un bol con un poco de aceite de oliva y tapado con un paño de cocina. Unas dos horas o hasta que la masa haya duplicado su volumen.
  6. Repetir el amasado durante 5-10 minutos y después hacer un agujero en el medio para darle su característica forma de roscón, hay que intentar también que el grosor sea el mismo por todos los lados. Por último, depositamos el roscón en la bandeja de hornear y la introducimos en el horno apagado, (pero caliente ¡cuidado!) durante una hora.
  7. Retirar la bandeja del horno una vez que haya transcurrido la hora. El roscón de reyes estará hinchado, lo que se traducirá en un roscón de reyes esponjoso una vez horneado.
  8. Por último, pondremos el horno a calentar a 200 grados, e introduciremos el roscón durante 20 minutos. Mientras se calienta el horno tenemos tiempo para realizar la decoración; esto es a gusto de cada uno, pero cubrir la superficie con la yema de huevo sobrante (aplicarla con un pincel) y añadir azúcar y almendras fileteadas no es una mala opción.

Una vez que el roscón haya obtenido ese color dorado característico solo quedará retirarlo del horno con cuidado de no quemarse y trasladarlo a una bandeja más adecuada.

Habrás obtenido un plato navideño delicioso, con un acabado espectacular. Es el momento de degustarlo junto con una taza de chocolate caliente o un café. Y es que, no importa la hora del día que sea, como merienda, postre o desayuno, este roscón tradicional no te defraudará.

Que este roscón de reyes sencillo te anime a participar más en la navidad y en la cocina, te ahorraras unos euros y podrás darte el gusto de comer uno de los platos más representativos de estas fechas elaborado por ti mismo.  El resultado será un postre navideño digno de reyes. ¡Feliz Navidad!